12 alimentos para un cerebro al 100%

¿Sabías que tu alimentación puede mejorar o empeorar memoria, concentración, atención, e inclusive influir en los estados de ánimo?

cerebro-bro3-630x300

Hay numerosos estudios que demuestran que una alimentación basada en dulces, grasas y harinas refinadas, embota, entorpece y reduce el rendimiento intelectual. Lo mejor para el cerebro es una alimentación lo más variada posible. Además, hay alimentos que pueden potenciarla, veamos algunos:

  1. Frutos secos, semillas y pescado: aportan grasas buenas (omega 3, 6): Las grasas omega-3 son los  cimientos clave del cerebro y los ojos. Son al cerebro  lo que  el calcio  es  a los huesos. De  hecho, la  mayor  parte del cerebro (60 por  ciento) está compuesta  de grasa, la segunda concentración más alta de grasa en el cuerpo Los estudios demuestran que una dieta rica en ácidos grasos omega-3 puede contribuir a estimular el equilibrio emocional y el ánimo positivo, dos factores que pueden reducir la tendencia a comer en exceso. En un estudio realizado en Dinamarca y en el que se comprobaban las dietas de más de 5.000 personas mayores sanas, se descubrió que las que comían mas pescado conservaba la memoria durante más tiempo. Otros investigadores de Holanda detectaron que el consumo de pescado disminuía el riego a la demencia y derrame cerebral  y según un estudio llevado a cabo en Francia, en las personas adultas que comían pescado una sola vez a la semana significativamente el riesgo de desarrollar problemas cerebrales como la demencia. 4 nueces diarias. Alimentos con grasas buenas: semillas de lino, aceite de oliva, paltas (aguacates), anchoas, atún, carne sin grasas (pollo/pavo), frutos secos (la nuez es el mejor), quesos bajos en grasa, salmón, sardinas.
  2. Brócoli, contiene vit K, C y antioxidantes.
  3. Arándanos (los científicos les llaman “brainberrys”, bayas para el cerebro)  estudios comprobaron que ratones que tomaron arándanos mostraron una mejor capacidad de aprender nuevas destrezas motoras y adquirieron mayor protección contra el derrame cerebral. Además, en uno de estos estudios, los ratones que tomaban un dieta rica en arándanos perdían grasa abdominal, disminuían los niveles de colesterol y mejoraban el de glucosa. Frutillas y espinacas, también cumplen estas funciones.
  4. Semillas de calabaza: aportan zinc, que ayuda a mejorar la memoria.
  5. Agua: el 70% del cuerpo y el 80% del cerebro son agua, por eso la primera regla para tener un cerebro óptimo es tener una buena hidratación. Un organismo deshidratado, aunque sea levemente, está más irritable, y con el tiempo comienza a perder memoria, concentración y rendimiento intelectual. La cantidad mínima recomendada es 2 litros por día.
  6. Cacao, pero puro y poco. No es lo mismo que chocolate.  Aporta vitamina E de efecto antioxidante y que beneficia la circulación al cerebro, vitaminas del grupo B, mucho potasio, calcio, hierro y magnesio.
  7. La cúrcuma (tumérico), especia que se encuentra en el curry, contiene una sustancia que se ha demostrado disminuye las placas del cerebro, responsables según se cree, de la enfermedad de Alzheimer. Usar regularmente como condimento.
  8. En varios estudios se ha visto que el extracto de azafrán ayuda el tratamiento de la depresión suave o moderada. Usar regularmente como condimento.
  9. Canela: Está demostrado que mejora la memoria y la atención y puede ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer además contribuye regular los niveles de azúcar en la sangre. Usar regularmente como condimento, o en té.
  10. Lentejas y garbanzos, buenos alimentos para el cerebro y ayudan a combatir la depresión.
  11. Verduras de todos colores: aportan diferentes antioxidantes
  12. Alimentos con Vitamina C, como pimientos, perejil, naranjas, kiwi.

296287_591093124257056_1367941416_n

 

Y también Sueño, (aunque no se come, verdaderamente es un alimento para el cerebro). Hay numerosísimos estudios que demuestran que dormir menos, o tarde, causa reducción de la atención, memoria, reflejos; produce irritabilidad y va desgastando irreversiblemente el organismo. Tal vez sea una de las causas principales del stress tan frecuente hoy en día, que dormimos cada vez menos. Se recomienda mínimo 8 horas, mejor acostándose a las 10 PM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Translate »