Sopas: Calentitas, Reconfortantes, para todos los gustos

Con estos fríos, una buena sopa es muy reconfortante: Sabrosas, prácticas y muy nutritivas… ¡se hacen casi solas!

La sopa como símbolo

La sopa, por ser un alimento que une el agua con el fuego, tiene mucha significación en las diferentes culturas. En China, debe ser una mezcla equilibrada de sabores, ejemplo de armonía universal entre el yin y el yang. Para los celtas simbolizaba el vigor y la regeneración. La India védica considera a la sopa símbolo del retorno a la unidad cósmica. La palabra “caldo” viene del latín “calidus”, caliente.

Por todo esto, las ollas o marmitas, simbolizan en todas las culturas, el hogar, el útero materno, la unión familiar alrededor de la comida.  Algo que podemos sentir cuando llevamos la sopera a la mesa… 947012_10151941452084498_1112975479_n

¿Sabías que la sopa…?

  • Alimenta, porque muchas de las vitaminas de las verduras quedan en el agua de hervido.
  • Es hidratante.
  • Sirve para recuperar líquidos y sales.
  • Es buena para combatir la resaca.
  • Un caldo casero de verduras sin grasa, aporta muy poquitas calorías.
  • Ayuda a saciar el apetito sin engordar.
  • Calienta el cuerpo y reconforta.

 

Una buena sopa debe tener:

1. Caldo base, hecho con o sin carne/hueso:

 Receta de caldo base sin grasa

Ingredientes (para 4 porciones):

  • 2 zanahorias
  • 2 puerros
  • 1 cebolla
  • Hojas de apio, repollo o remolacha
  • 1 choclo
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 3 litros de agua potable
  • Condimentos y sal a gusto
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Opcional: 1 hueso

Preparación:

Se pican todas las verduras y se hierven en el agua junto con la sal y los condimentos por una hora a fuego lento. Cuando esté listo, se apaga y se agrega el aceite de oliva. Este caldo se puede colar si se quiere sólo el líquido, y sirve de base para todas las recetas de sopas o para otras preparaciones que lo requieran. Las personas que no pueden consumir choclo, pueden hervirlo solamente para que le dé sabor al caldo.

2. Condimentos.

3. Ingredientes que le den identidad a la sopa, que van picados o licuados. Para variarla todos los días, se puede elegir:

  • Verduras y hortalizas, enteras, picadas o licuadas: preferir las de estación, y tener en cuenta también coliflor, brócoli, puerros, nabos, hongos, hojas de zanahoria, de apio y de remolacha (¡sabrosas!).
  • Carnes, de vaca, pollo, pescado.
  • Espesantes, como harina de arvejas, garbanzos, soja, purés de papas, batatas o zapallo, huevos, avena arrollada, tapioca (¡rica!), sémola.
  • Cereales, pastas y legumbres, como arroz, lentejas coloradas, fideos chiquititos y cabello de ángel, quinoa, capellettis chiquitos, cebada perlada, salvado, germen de trigo.
  • “Tropezones”, que harán una sopa divertida y original, como semillas de girasol, lino, sésamo, chía, cubitos de pan tostado, zanahoria o remolacha, porotos y arvejas.
  • Quesos, rallados o en cubos, cremoso, parmesano, gruyere, azul, port salut o mozzarella.

Puedes agregarle uno o varios de estos ingredientes, ¡Usa tu creatividad!

 

12 ideas para hacer sopas deliciosas y diferentes

162a73e77f53ce33b51362b867f3b92b

MARÍA ELENA LEDESMA DALL´ASTA

Especialista en Gastronomía y Alta Cocina

 Técnica en Dietética y Nutrición

Chef Ejecutiva de Naturalia, dietética y rotisería natural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Translate »